A Francisco Riberas es complicado sentarlo a charlar más de una hora, porque, con las 109 fábricas de componentes de automóviles que tiene Gestamp repartidas en el mundo y a punto de abrir tres más en Marruecos, apenas le deben sobrar minutos. Es un ciudadano del mundo que observa la economía y la industria europeas sobre una privilegiada atalaya global. Y desde esa óptica, sin hacer uso de posiciones histriónicas o recetas milagrosas, propone soluciones de puro sentido común. A nuestros gobernantes apenas les pide un puñado de pactos estables: en educación –una demanda recurrente de los empresarios–, en modelo energético y en una política industrial que logre atraer inversiones en sectores de futuro y que nos libre de la lacra de buscar la competitividad devaluando de forma recurrente los salarios.

«Hay que reducir el CO2, pero de manera ordenada, en tiempos lógicos y sin volver locas a las personas»

“El coche se está convirtiendo en un enorme emisor y receptor de datos, hay pelea por su control”

“El vehículo autónomo ya existe, pero para ponerlo en circulación necesitamos el despliegue de una red de comunicaciones 5G que le permita reaccionar antes que una persona”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here